Los ETFs: El nuevo gran favorito de los inversores

13/05/19. Los fondos de inversión cotizados, del inglés Exchange-Traded Funds, en adelante ETF, son fondos de inversión que se negocian en el mercado secundario y cuya finalidad es tratar de  replicar el comportamiento de un determinado benchmark o índice de referencia.

tipòs de etf

Fuente: Datos procedentes de ETFGI, Thomson Reuters y Bloomberg,

A principios de 2018, se han registrado más de 5300 ETFs a nivel mundial, alcanzando prácticamente los 5.000.000 millones de dólares en activos.

En esta imagen se muestra el crecimiento de los ETFs respecto al crecimiento de la renta variable global. Se aprecia un incremento general de la renta variable, pero hay que destacar a los ETFs como el producto que más se ha incrementado con diferencia del resto de activos financieros, es evidente que el peso que estos tienen en el mercado a tomado una gran relevancia en los últimos cinco años.

Todos los ETFs están representados por una Sociedad Gestora, y la compra/venta de las participaciones de los mismos se realiza a precio de mercado, precio que viene determinado según la oferta y la demanda de cada sesión, y la variación porcentual del índice que se replica.

Para ajustar la variación del  precio de cotización del ETF a la del benchmark sin que se vea afectada por  los shocks de oferta y demanda de participaciones del fondo, se recurre a la intervención de entidades autorizadas que arbitran sobre el precio del ETF, las cuales deberán velar por reducir al máximo la desviación del fondo además de actuar como proveedores de liquidez.

Disponen de una Entidad Depositaria que se encarga de custodiar los valores adquiridos por el ETF y también controlan y supervisan la gestión llevada a cabo por la Sociedad Gestora, protegiendo el interés de los participantes.

Para comparar la evolución del ETF con la evolución del índice subyacente durante la sesión se publica el valor liquidativo del fondo. Para calcularlo se usa el valor liquidativo diario del ETF y la evolución del índice subyacente de esa sesión. Esto le permite al inversor disponer de la información necesaria para conocer el valor del fondo en cualquier momento. Los ETF pueden invertir en activos de difícil acceso para los inversores como serían los índices, las materias primas y los mercados emergentes.  El objetivo principal de los ETF es replicar la composición de un índice de referencia, y por tanto, su comportamiento.

  • PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LOS ETFs

Accesibilidad y liquidez

Los ETFs se caracterizan por tener bajos importes mínimos de inversión, por lo que son activos accesibles para la gran mayoría de los inversores. Además, la compra/venta de estos se efectúa de la misma forma que para las acciones, a través de los mismos intermediarios y en el mismo horario bursátil, lo que facilita velocidad de la transmisión de títulos.

La accesibilidad está relacionada en gran medida con la liquidez que proporcionan los fondos cotizados, cabe destacar que cada fondo cotizado cuenta con participantes institucionales cuya función se basa en aportar liquidez al mercado en todo momento, lo que facilita en gran medida las transacciones, estas figuras son conocidas como proveedores de liquidez.

Por tanto, los ETFs son productos financieros de gran liquidez al estar respaldados por la actuación del emisor, además, las participaciones del fondo se negocian en tiempo real, lo que le permite al inversor abrir y cerrar posiciones en cualquier momento de la sesión.

Inmediatez y transparencia

Los fondos cotizados permiten al inversor comprar y vender participaciones en cualquier momento de la sesión bursátil, sin tener que esperar a valorar la cartera del fondo y tener un precio a la finalización de la sesión, como ocurre en los fondos tradicionales. Esto se debe a que en las horas de negociación, la bolsa calcula un valor liquidativo indicativo estimado, el cual se calcula multiplicando el valor liquidativo del día anterior por la variación que experimente el precio de la sesión actual respecto a este.

Al replicar a un índice, el inversor conoce los activos financieros que componen el ETF, por lo que siempre puede comparar el precio del fondo cotizado con el de los activos a los engloba en tiempo real durante el horario de negociación. Además, el mercado proporciona la información relacionada con los productos financieros: volúmenes, variaciones en la composición de la cartera, valor liquidativo diario y valor liquidativo en tiempo real.

Diversificación

La ventaja de la diversificación viene determinada por la misma naturaleza del activo, pues al tratarse de un producto financiero que replica el comportamiento de un índice, ya sea de renta fija, renta variable, materias primas…, implica invertir de forma directa en una cesta de diversos activos financieros, por lo que invirtiendo todo el capital en el mismo fondo se diversifica de forma inherente, lo que supone un factor clave para actuar bajo una correcta  gestión del riesgo global de cartera.

En definitiva, los ETFs brindan al inversor la posibilidad de diversificar su capital sin la necesidad de poseer los activos, lo que le permite abarcar diferentes mercados pese a no poseer la capacidad financiera para hacerlo directamente de forma individual.

Eficiencia respecto a los costes de gestión

En los ETFs, la replicación de los índices se genera de forma automática, por lo que el equipo gestor no tiene que preocuparse de ajustar la composición de activos en igual medida que lo debe hacer un fondo de inversión tradicional.

Esta operativa basada en la replicación de índices se denomina gestión pasiva, y por su propio funcionamiento implica una gran reducción del trabajo que realizan los gestores, lo que a su vez permite abaratar los costes relacionados con la gestión, obteniendo una gran ventaja competitiva vía comisiones respecto a los fondos de inversiones más convencionales.

  • MÉTODOS DE RÉPLICA DE LOS ETFs COMO FONDOS DE GESTIÓN PASIVA

Los ETFs son fondos de gestión pasiva, también conocida como gestión indexada, se caracteriza por ser aquella que busca la obtención de rentabilidad construyendo una cartera que replica la composición de un determinado índice, por tanto, este tipo de fondos jamás podrá batir al mercado. No obstante, la realidad es que la mayoría de fondos que realizan una gestión activa de su patrimonio no han logrado obtener mejores resultados que el mercado, batiendo sus respectivos índices de referencia, desde hace diez años.

Trazar estrategias mediante la creación de fondos indexados cuya operativa no es tan compleja permite a la gestora crear programas capaces de gestionar los fondos de manera prácticamente automática, lo que le aporta una gran ventaja competitiva, puesto que este factor se materializa en unos gastos de gestión realmente bajos frente a la competencia, hecho que, junto a la eficiencia del mercado, ha provocado que los ETFs hayan impactado de una manera muy positiva en el sector financiero.

El objetivo de los ETFs es lograr replicar de la forma más eficiente posible el índice subyacente, de tal modo que el inversionista percibe todas las entradas consiguientes de los instrumentos financieros incluidos en el índice. En definitiva, el poseedor de títulos de ETFs participa en la distribución de los dividendos e intereses obtenidos por este.

Réplica física

Esta modalidad se aclara en la adquisición de todos los títulos incluidos en el índice benchmark, en la misma proporción de los pesos que componen el índice, de tal modo que la actuación del fondo siempre sea en consonancia a la del benchmark.

Réplica por muestreo

La réplica por muestreo, en jerga técnica “sampling”, consiste en la adquisición de una muestra representativa del índice subyacente, por ejemplo, si se trata del S&P500, el gestor puede construir el fondo con una muestra de 450 compañías que componen el índice. Esta gestión supone la aparición de desviaciones respecto al índice, en ventaja de una minoración de los costes por la compra de los respectivos activos financieros. Un gestor se considera que está realizando un buen trabajo cuando el tracking error es inferior a 0,5%.

Réplica sintética

Los ETFs de réplica sintética no compran los títulos que componen el índice. En este caso para replicar el comportamiento del índice se recurre a un contrato derivado, “Total Return SWAP”, estipulado con un banco de inversión, el cual actúa como contrapartida y garantiza pagar al fondo la rentabilidad del índice. La ventaja más considerable es la obtención de un tracking error reducido, en contra, destaca del pago de las comisiones inherentes a la contratación del SWAP y el riesgo de crédito que se asume al negociar con el banco.

  • TIPOS DE ETFs

Según la estrategia de inversión

La estrategia de inversión es el criterio de mayor relevancia a la hora de categorizar los distintos tipos de ETFs que se observan en el mercado, pues muestra el reflejo de la política de gestión que desarrolla el mismo.

ETFs que siguen la evolución del mercado: Estos se caracterizan por replicar con exactitud un índice de referencia, por tanto, el comportamiento que desarrolla el ETF siempre será el mismo.

A su vez, esta replicación puede ser sintética, mediante el uso de instrumentos financieros derivados, o física, es decir, adquirir de forma individualizada todos aquellos activos financieros que componen el índice.

ETFs de exposición inversa al mercado: Los ETFs inversos son aquellos fondos cotizados cuyo comportamiento se basa en la contrariedad del índice al que hacen referencia, de tal modo que se obtiene rentabilidad cuando el índice disminuye, y se pierde rentabilidad cuando el índice se incrementa.

Por tanto, debido a la naturaleza de este tipo de ETFs, el inversor tiene la posibilidad de realizar coberturas a través del mismo, además de la oportunidad de posicionarse corto con el objetivo de especular sobre la caída de un determinado mercado.

ETFs apalancados: Dentro de la categoría de fondos sintéticos, es decir, basados en productos derivados, destacan los fondos cotizados apalancados, los cuales replican el comportamiento del índice, pero con un determinado grado de apalancamiento, por lo que tanto las ganancias como las pérdidas se ven multiplicadas en base a este.

Según la naturaleza del activo

ETFs sobre renta variable: Replican índices de cestas de acciones de las principales bolsas mundiales, como el DAX30 o el CAC40.

ETFs sobre renta fija: Replican índices de activos financieros de deuda, ya sea deuda pública o privada.

ETFs sobre materias primas: Replican el movimiento de los futuros , como por ejemplo el cuero, el maíz o el café.

ETFs sobre fondos inmobiliarios: Los índices de referencia son las denominadas Socimis, sociedades de inversión de activos inmobiliarios.

ETFs sobre metales preciosos: Replican el movimiento de commodities como podrían ser el oro o el paladio.

ETFs sobre el mercado monetario: Replican el movimiento de activos financieros de deuda a corto plazo con la máxima calificación crediticia.

Según la región

También se pueden categorizar los ETFs según el origen de los activos que componen el índice de referencia replicado.

ETFs sobre índices regionales: Replican índices tanto de renta fija o variable, que representan determinadas regiones dentro de los países o continentes, como ejemplo el MSCI Pacific Index.

ETFs sobre índices nacionales: Replican índices de las bolsas nacionales, ya sean de renta fija o variable, como el IBEX 35

– ETFs sobre índices globales:Replican el movimiento de índices mundiales, es decir, que integran valores de los diferentes países del mundo con mercados organizados, entre los que más destacan el MSCI World Index y el AC World Index.

Según el sector

Los ETFs sectoriales hacen referencia a fondos que replican índices de los diferentes grupos o sectores empresariales, tal como índices sobre empresas de servicios públicos, índices del sector bancario, telecomunicaciones, alimentación, transporte, etc…

Como ejemplo podemos destacar el IShares Global Clean Energy Index, que recoge empresas de energías renovables que cotizan por todo el mundo.

  • CONCLUSIÓN

Tras analizar todos los enfoques que conciernen a los fondos de inversión cotizados, se ha de destacar las importantes ventajas que tienen respecto a un fondo de inversión tradicional, en términos de ahorro en costes y liquidez, además de la gran variedad de mercados que abarca.

Por otro lado, la presencia de los especialistas en el mercado es un factor clave para igualar la presión tanto de las compras como de las ventas, con tal de que el precio del ETF refleje de la forma más fiable posible el precio del índice subyacente.

Las posibilidades de inversión que ofrece este producto financiero uno de sus puntos más a su favor, puesto que permite componer carteras con pocos activos financieros que engloban desde pequeñas industrias a grandes sectores y desde regiones hasta el conjunto de la economía. Además, los ETF replican todo tipo de activos financieros; acciones, bonos, commodities…

También cabe mencionar la flexibilidad que ofrecen, puesto que, por su propia naturaleza de réplica, se puede emplear el uso de derivados financieros con los que ampliar la exposición al mercado a través del grado de apalancamiento, o emular el comportamiento de índices inversos, brindando la posibilidad al inversor de posicionarse en corto.

También cabe mencionar la flexibilidad que ofrecen, puesto que, por su propia naturaleza de réplica, se puede emplear el uso de derivados financieros con los que ampliar la exposición al mercado a través del grado de apalancamiento, o emular el comportamiento de índices inversos, brindando la posibilidad al inversor de posicionarse en corto.

Para finalizar, podemos afirmar que los ETFs son una excelente alternativa para los inversores que prefieran invertir a largo plazo, que no tengan la necesidad de batir al mercado, y buscan diversificar su capital sin tener que asumir grandes gastos en comisiones.

Resumen
¿Qúe son los ETFs? ETF el nuevo gran favorito de los inversores
Nombre del artículo
¿Qúe son los ETFs? ETF el nuevo gran favorito de los inversores
Descripción
13/05/19. Los fondos de inversión cotizados, del inglés Exchange-Traded Funds, en adelante ETF, son fondos de inversión que se negocian en el mercado secundario y cuya finalidad es tratar de  replicar el comportamiento de un determinado benchmark o índice de referencia.
Autor