La industria americana solicita exenciones arancelarias para paliar el efecto del virus

05/05/20. Las principales empresas y grupos comerciales de Estados Unidos quieren que la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) renuncie a los aranceles sobre una amplia gama de productos fabricados en China como resultado de la pandemia de coronavirus, incluyendo aviones no tripulados, robots, ordenadores personales e impresoras 3D.

noticias aranceles eeuu

En marzo, la USTR dijo que no impondría aranceles a los ventiladores, las máscaras de oxígeno y los respiraderos después de haber concedido previamente exclusiones a un gran número de productos relacionados con la salud. En ese momento, el organismo abrió un expediente para que las empresas y otras entidades plantearan sus preocupaciones sobre los aranceles existentes “pertinentes a la respuesta médica al coronavirus”.

La Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA) y varios otros organismos de la industria dijeron en cartas hechas públicas el lunes que las exenciones deberían ser mucho más amplias que las relacionadas directamente con la atención médica de COVID-19.

Las exenciones de tarifas deben ser otorgadas para los sensores y cámaras utilizados por los médicos para proporcionar servicios de telesalud, robots que pueden esterilizar superficies infectadas, impresoras 3D, aviones teledirigidos que pueden entregar suministros médicos, puntos de acceso inalámbrico, portátiles para los escolares y equipos de red en los centros de datos, por ejemplo, dijo la CTA.

“Estos aranceles no sólo son una barrera para la entrada de productos necesarios, sino que son un impuesto para las empresas y los consumidores que se ha vuelto cada vez más perjudicial a medida que muchos entran en ‘modo supervivencia’, escribió el grupo USTR.

La Industria Nacional de Ascensores pidió a la USTR que levantara los aranceles sobre las partes y componentes de ascensores y escaleras mecánicas que son “esenciales para las funciones de los centros de salud, hospitales y fábricas de equipos médicos”.

Los aranceles deben ser exonerados en computadoras personales, monitores, impresoras, tinta, tóner, estaciones de trabajo, servidores y otros aparatos electrónicos porque son utilizados por todos los trabajadores de infraestructura crítica esencial, incluyendo médicos y enfermeras, dijo la Asociación de la Industria de la Tecnología Informática.

El Consejo Americano de Química pidió que eliminaran los aranceles a los materiales esenciales en la fabricación estadounidense de productos de limpieza y desinfección, material utilizado en la fabricación de equipos de protección personal, embalajes y toallitas, y productos químicos utilizados en la fabricación de medicamentos para la tos y el resfriado.

La Asociación Americana de Ropa y Calzado pidió al USTR que ampliara una exención para incluir las máscaras reutilizables, mientras que un grupo de software pidió exenciones para el equipo de red utilizado para apoyar la conectividad dentro de la asistencia sanitaria y otros campos.

Hilo Industries LLC pidió a la USTR que quitara los aranceles al desinfectante para manos. Otras empresas han solicitado la exención de los aranceles sobre los secadores de manos utilizados en edificios comerciales.

La USTR no respondió a la solicitud de dichos comentarios, no obstante, ha quedado reflejada la incapacidad de Estados Unidos para mantener sus cadenas de suministro, que han sido drásticamente afectadas por la pandemia, y que requieren una mejora de la relación comercial actual con China.

Resumen
La industria americana solicita exenciones arancelarias para paliar el efecto del virus
Nombre del artículo
La industria americana solicita exenciones arancelarias para paliar el efecto del virus
Descripción
05/05/20. Las principales empresas y grupos comerciales de Estados Unidos quieren que la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) renuncie a los aranceles sobre una amplia gama de productos fabricados en China como resultado de la pandemia de coronavirus, incluyendo aviones no tripulados, robots, ordenadores personales e impresoras 3D.
Autor