La deflación podría ser un efecto secundario de la pandemia

21/05/2020. Si alguna vez has vivido en un país con precios desorbitados, conoces el impacto corrosivo de la alta inflación y esa horrible sensación de que tu sueldo nunca va a seguir el ritmo del aumento del coste de todo lo demás. En contra de eso, suena extraño decir que la inflación puede ser demasiado baja y muchos economistas han empezado a preocuparse por ello en los últimos años. Y eso fue antes de la pandemia del coronavirus.

noticias macroeconomicas eeuu

Con la demanda de muchos bienes y servicios eliminada por los esfuerzos para contener el brote, existe una nueva preocupación de que el tropiezo de la economía podría conducir a un peligroso fenómeno conocido como deflación, cuando los precios generales caigan.

En Estados Unidos los precios de los alimentos subieron en abril, pero la inflación general, medida por el índice de precios al consumidor, cayó un 0,8% desde marzo. Otra medida importante, los precios pagados a los productores de EE.UU., cayeron un 1,3%, la mayor caída desde 2009. Es una señal de que “algo más está realmente jodido en la economía”, dice Jeffrey Fuhrer, un alto miembro de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard. La última vez que los Estados Unidos se enfrentaron a un período profundo y prolongado de deflación fue en 1930-33 durante la Gran Depresión, cuando los precios cayeron casi un 25% en cuatro años.

La deflación posee un carácter destructivo, pues una vez que se afianza, los consumidores dudan cada vez más a la hora de hacer compras de grandes cantidades porque ese refrigerador, coche o complemento de su casa le costará menos si espera un año.

La clave, dice Robert Rich, director del Centro de Investigación de la Inflación de la Reserva Federal de Cleveland, es hacia donde la gente cree que se dirigen los precios. “Si, de alguna manera, estos períodos iniciales comienzan a arraigarse en las expectativas de la gente, entonces podemos entrar en una situación muy mala y en una posible espiral deflacionaria”.

IPC ESTADOS UNIDOS (1914-2020):

noticias macroeconomia estados unidos

Con la deflación, “Desde la perspectiva de un banco central, entendemos lo que hay que hacer para reducir la inflación”, dice Rich. “Pero un episodio deflacionario representa un desafío mucho mayor. Una vez que las expectativas cambian y están más en sintonía con ese entorno, se hace mucho más difícil lograr un objetivo de inflación”.

La mayoría de los economistas consideran que la deflación prolongada es todavía evitable. Los precios no tienen que recuperarse a los niveles anteriores a la crisis; simplemente tienen que dejar de caer. Eso debería ocurrir incluso con un nivel de crecimiento muy modesto en la segunda mitad de este año.

Sin embargo, más de un escenario podría interrumpir una recuperación en la segunda mitad. Uno escenario muy posible implica un resurgimiento del virus en caso de que la reapertura de los negocios resulte prematura. Incluso si no se da este caso, el daño hecho a la economía desde marzo podría aumentar si demasiadas compañías no logran reabrir a tiempo para mantener su negocio. En opinión de muchos economistas, esto hace que el Congreso tenga la responsabilidad de aprobar otro paquete de estímulos para prevenir una ola de quiebras empresariales y evitar graves recortes presupuestarios por parte de los gobiernos estatales y locales.

Hasta ahora, los republicanos se han resistido a la propuesta de los demócratas de otro proyecto de ley de ayuda masiva, que añadiría 3 billones de dólares en gastos a los 2,2 billones ya aprobados. El debate sobre un compromiso es probable que continúe durante semanas.

Escapar de la espiral deflacionaria dejará a la economía de los EE.UU. en un lugar vulnerable. La inflación anual pre-pandémica del IPC en los EE.UU. durante la última década promedió sólo el 1,8%, por debajo del objetivo del 2% del banco central. Eso es en parte la razón por la que los tipos de interés nunca llegaron a ser muy altos después de la última recesión, y en parte por la que la Reserva Federal tuvo poco margen para reducirlos cuando llegó el Covid-19. Con una tibia recuperación en el horizonte, eso dejará la inflación aún más baja para el futuro previsible.

Resumen
La deflación podría ser un efecto secundario de la pandemia
Nombre del artículo
La deflación podría ser un efecto secundario de la pandemia
Descripción
21/05/2020. Si alguna vez has vivido en un país con precios desorbitados, conoces el impacto corrosivo de la alta inflación y esa horrible sensación de que tu sueldo nunca va a seguir el ritmo del aumento del coste de todo lo demás. En contra de eso, suena extraño decir que la inflación puede ser demasiado baja y muchos economistas han empezado a preocuparse por ello en los últimos años. Y eso fue antes de la pandemia del coronavirus.
Autor