El cambio de Yellen sobre la enorme pila de efectivo del Tesoro plantea un problema a Powell

16/02/2021. Los tipos de interés a corto plazo, ya de por sí bajos, se van a hundir aún más, potencialmente por debajo de cero, después de que el Tesoro anunciara a principios de este mes planes para reducir la reserva de efectivo que acumuló en la Reserva Federal durante el último año para luchar contra la pandemia y la profunda recesión que provocó.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, está dando al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, un pequeño dolor de cabeza a la hora de gestionar los mercados monetarios.

La medida, que pretende devolver su posición de efectivo en el banco central a niveles más normales, inundará el sistema financiero de liquidez y complicará el esfuerzo de Powell por mantener un estricto control sobre los tipos del mercado monetario.

“Todo este efectivo de la cuenta general del Tesoro tendrá que volver de la Fed al mercado”, dijo Manmohan Singh, economista principal del Fondo Monetario Internacional. “Hará bajar los tipos de interés a corto plazo, hasta donde puedan llegar”.

Janet Yellen, Secretaria del Tesoro de los Estados Unidos desde 2021

Se espera que el saldo de caja del Tesoro caiga en cientos de miles de millones de dólares. Aunque la Reserva Federal ha bajado su tipo de interés de referencia a un día a casi cero para ayudar a la economía afectada por la pandemia, una caída de los tipos de mercado a corto plazo a territorio negativo podría resultar perturbadora, especialmente para los fondos del mercado monetario que invierten en valores del Tesoro a corto plazo. Los bancos también podrían verse perjudicados al verse obligados a mantener grandes saldos de efectivo no deseados en el banco central.

La decisión del Tesoro, revelada en su anuncio de reembolso trimestral, contribuirá a desencadenar lo que el analista de Credit Suisse Group AG, Zoltan Pozsar, llama un “tsunami” de reservas en el sistema financiero y en el balance de la Reserva Federal. En combinación con las compras de activos de la Reserva Federal, las reservas podrían ascender a unos 5 billones de dólares a finales de junio, frente a los ya elevados 3,3 billones actuales.

Así es como funciona: El Tesoro envía cheques con cargo a su cuenta general en la Reserva Federal, que funciona como la cuenta corriente del Gobierno. Cuando los receptores depositan los fondos en su banco, éste presenta el cheque a la Fed, que lo carga en la cuenta del Tesoro y lo abona en la cuenta de la Fed del banco, lo que se conoce como su saldo de reserva.

Los profesionales del mercado están tratando de analizar las implicaciones de lo que podría ser una oleada de liquidez sin precedentes. Algunos prevén una presión a la baja sobre el dólar. Otros prevén un aumento de los precios de las acciones y los bonos. Otros, en cambio, consideran que se trata de un acontecimiento sin importancia, salvo en lo que respecta a los mercados monetarios. Al prepararse para reducir su reserva de efectivo en el banco central a 500.000 millones de dólares a finales de junio, desde los 1,6 billones de dólares actuales, el Tesoro no hace más que volver a un modus operandi más normal.

La mayoría de los funcionarios de la Fed consideran que tienen los instrumentos necesarios para hacer frente al aumento de las reservas, según las actas de su reunión del 4 al 5 de noviembre, pero eso no significa que no tengan que tomar algunas decisiones difíciles sobre las herramientas de tipos de interés de la Fed, sus normas de apalancamiento bancario y posiblemente incluso sus compras de activos.

En un esfuerzo por proporcionar un suelo a los mercados monetarios, el banco central podría elevar el tipo que paga por el exceso de reservas depositadas en la Fed por los bancos y por sus acuerdos de recompra inversa, pero esa decisión se produciría mientras los funcionarios tratan de convencer a los mercados de que no están a punto de reducir el apoyo a la economía. Aunque cualquier subida de tipos se presentaría como un ajuste técnico, existe el riesgo de que los inversores no lo vean así.

En su reunión de noviembre, los funcionarios de la Fed discutieron otra posibilidad para hacer frente al aumento de las reservas: ajustar su programa de compra de activos. Pero los economistas lo ven como un último recurso, dado lo sensibles que son los inversores a cualquier cambio en ese frente.

El próximo aumento de las reservas a medida que el Gobierno reduzca su pila de efectivo se sumará a la avalancha de liquidez que ya existe en el sistema gracias a la compra de bonos que está llevando a cabo la Reserva Federal.

Resumen
El cambio de Yellen sobre la enorme pila de efectivo del Tesoro plantea un problema a Powell
Nombre del artículo
El cambio de Yellen sobre la enorme pila de efectivo del Tesoro plantea un problema a Powell
Descripción
16/02/2021. Los tipos de interés a corto plazo, ya de por sí bajos, se van a hundir aún más, potencialmente por debajo de cero, después de que el Tesoro anunciara a principios de este mes planes para reducir la reserva de efectivo que acumuló en la Reserva Federal durante el último año para luchar contra la pandemia y la profunda recesión que provocó.
Autor